in

Credenciales legítimas, recepción de votos y huella digital son los cambios en la Ley Electoral de Honduras

elecciones
Hondureños realizando el sufragio.

Todo está listo para que las fuerzas políticas representadas en el Congreso Nacional le den vida a la nueva Ley Electoral que recoge las reglas de juego del proceso comicial.

La nueva normativa ha sido consensuada por los partidos mayoritarios en casi todos los temas que fueron puestos sobre la mesa de debate, menos en lo referido a la segunda vuelta y a la reelección presidencial.

De acuerdo con el dictamen elaborado sobre la nueva Ley Electoral, una de las novedades introducidas es la integración de las Juntas Receptoras de Votos.

Sustituirán a las Mesas Receptoras Electorales y estarán conformadas por cinco miembros propietarios y sus respectivos suplentes nombrados por el Consejo Nacional Electoral a propuesta de los partidos políticos a más tardar 60 días antes de la consulta.

Para el ejercicio del sufragio en las consultas primaria y general de 2021, será puesto en aplicación un sistema especial de identificación electrónica de la huella digital de los votantes, con el propósito de garantizar que cada ciudadano participe una sola vez.

Te podría interesar: Ministerio Público llama a declarar al canciller Lisandro Rosales por compra de 129 ventiladores mecánicos

Un elemento que ha sido subrayado por la Comisión de Dictamen es que se pondrá fin al tráfico de las credenciales para los representantes de las instituciones políticas. Tales documentos serán extendidos con los nombres y apellidos de los delegados por los partidos de las divisas en contienda.

También se da paso a las Juntas Especiales de Verificación y Recuento, el Consejo Consultivo y, en otro capítulo, se definen los principios del Censo Nacional Electoral como un instrumento público, permanente e inalterable.

La deuda política ya no será entregada como se ha acostumbrado. Según lo que han expresado los dictaminadores de la Ley Electoral, los partidos minoritarios o emergentes ya no recibirán los fondos por tal concepto sobre la proporción vigente, sino por cada sufragio efectivo y válido.

Adicionalmente, la existencia de cada partido en el mapa político nacional estará condicionado a la obtención de un porcentaje real de su capital, de manera que aquellas instituciones que no logren al menos una representación en el Poder Legislativo serán colocados rumbo a su desaparición.

Lea: Salvador Nasralla logra la inscripción de su partido político ante el Consejo Nacional Electoral

Legisladores de los partidos Nacional, Liberal y Libre, han destacado que el nuevo cuerpo legal que será discutido contiene enmiendas sustanciales que privilegian la decisión de los ciudadanos en las urnas.

Sin embargo, sectores vinculados con la sociedad civil y con instituciones políticas emergentes sostienen que son cambios maquillados que en nada contribuirán con el adecentamiento de las prácticas electorales amañadas que han prevalecido en Honduras.

paro

Segundo día de protestas en Honduras: estas zonas del país amanecieron bloqueadas por transportistas

turismo

Por llevarse 2 kilogramos de arena de una playa italiana, un turista deberá pagar una multa