in

Economía de Honduras retrocederá entre tres y cuatro por ciento, según proyecciones oficiales

Baja Producto Interno Bruto
Este descenso podría afectar las proyecciones del crecimiento económico que inicialmente se había fijado en 3.7.

El Producto Interno Bruto caerá en 2020 en un rango de 2.9 a 3.9 por ciento, lo que es explicado principalmente por la contracción del consumo e inversión privada, así como en las exportaciones de bienes y servicios, detalla un informe de Banco Central de Honduras.

La pandemia tendrá un importante impacto negativo sobre la economía y las condiciones sociales de la población hondureña; además, llevará al país hacia un estado de recesión, expusieron personeros del Fondo Monetario Internacional con motivo de la segunda revisión del acuerdo suscrito con ese organismo crediticio.

Según economistas independientes, las proyecciones son mucho menos alentadoras. Como resultado de la pandemia, el Producto Interno Bruto retrocederá en cuatro o cinco puntos en 2020; caerá en dos por ciento en 2021; y no será sino hasta 2022 que el Producto Interno Bruto repuntará, pero solamente en uno por ciento.

Antes de la emergencia, el país atravesaba por una situación comprometedora y se encaminaba rápidamente a una recesión económica.

Dos mil diecinueve cerró con un crecimiento de 2.5 por ciento, muy inferior a la dinámica que había mostrado en 2018, cuando el Producto Interno Bruto se incrementó en 39 por ciento.

En el sentido opuesto, los años 2012 y 2017 se caracterizan por un mejor comportamiento. El PIB tuvo un movimiento hacia arriba entre 4.1 y 4.8 por ciento.

En el lapso entre 2006 y 2010 se dieron dos condiciones encontradas. Y es que en 2006 y 2007, el PIB creció entre 6.6 y 6.2 por ciento, los más altos en los últimos 14 años.

Pero, a consecuencia de la crisis política de 2009 que afectó todos los órdenes de la vida nacional, la generación de riqueza retrocedió y se situó en un porcentaje negativo de 2.1.

Con motivo de la pandemia del Covid 19, todos los sectores productivos y de servicios no han ocultado su preocupación por la recesión que viene encima.

Las señales ya están dadas y las proyecciones hasta pueden quedarse cortas. Los economistas y estudiosos de las finanzas no se atreven a calcular cuáles serán las consecuencias económicas de la situación sanitaria excepcional.

Las proyecciones de la Comisión Económica para América Latina y El Caribe son desalentadoras. En tales estudios se advierte que la región centroamericana sufrirá consecuencias graves que, a su vez, reflejarán el debilitamiento de las economías de Estados Unidos y de México.

Las perspectivas para Costa Rica se basan en un retroceso de 3.6 por ciento de su Producto Interno Bruto; El Salvador, tendrá un declive de tres por ciento; en tanto que la economía de Guatemala mostraría un movimiento negativo de 1.3 por ciento.

En lo que corresponde a Nicaragua y Honduras, los organismos regionales prevén que la economía de estos países se vendría abajo en niveles entre cuatro y seis puntos.

La economía nacional ha recibido el apoyo de 119 millones de dólares de Banco Mundial y 50 millones de dólares otorgados por el Banco Centroamericano de Desarrollo para hacerle frente a los efectos de la urgencia sanitaria.

El Fondo Monetario Internacional, de su parte, aprobó el desembolso de 143 millones de dólares y esta semana propuso el aumento en la línea de apoyo por 530 millones de dólares, como parte del acuerdo con Honduras. Ese planteamiento fue validado en la segunda revisión del programa económico negociado con el organismo externo.

Fondos del covid-19

Dos empleados de funerarias dieron positivo al covid-19 en San Pedro Sula

Corrupción en Honduras.

Pandemia, “bandidos” y “aprovechados”