in

En una década: Tarifa residencial de energía ha subido 200% y la comercial 119%

Los ingresos registrados por la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE), en concepto de facturación no han sido suficientes para aliviar el gran descalabro financiero de la institución.

Entre 2014 y 2018, la estatal ha reportado un crecimiento de 12 por ciento en los recursos captados por pago del servicio, apunta un reporte oficial.

En 2014 la venta de la ENEE fue de 20,200 millones de lempiras. Las tarifas fueron aplicadas así: En el sector residencial, el costo promedio de cada kilovatio-hora era de 2.85; en la categoría comercial fue de 4. 66 y en las industrias fue de 3.96

En 2015 facturó 19,500 millones de lempiras. El costo de cada kilovatio-hora era de 3.06 para la residencial, 3.98 para los comercios y 3.43 para las industrias.

En 2016, los informes de la mostraron ingresos por 18,800 millones de lempiras. El sector residencial pagó una tarifa promedio de 2.87, el comercial cargó con 3.71 y los industriales cancelaron 3.27 por cada kilovatio-hora consumido.

Al año siguiente, en 2017, las entradas llegaron a 21,100 millones de lempiras, gracias a que las tarifas impuestas se incrementaron en menoscabo de los clientes.

Para el caso, los abonados residenciales cancelaron 3.25 por cada kilovatio, los consumidores comerciales lo hicieron con 3.84 lempiras y los industriales facturaron 3.08 por kilovatio.

El año pasado, la empresa en bancarrota registró en sus cuentas la entrada de 22,700 millones de lempiras, una suma apreciable, pero insuficiente para cubrir el agujero financiero de la empresa eléctrica.

En 2018, la tarifa residencial se ancló en 3.63, la comercial tuvo un promedio de 4.05 lempiras y la industrial giró alrededor de 3.17 lempiras.

Hasta marzo de 2019, la ENEE ha recibido 6,100 millones de lempiras. El valor promedio aplicado a la zona residencial es de 4.39 lempiras, el comercio ha pagado 4.33 por cada kilovatio y la categoría industrial ha corrido con una media de 3.51 lempiras.

El nuevo golpe vigente para el trimestre abril-junio, es de 10.89 por ciento en el recibo por el servicio de energía eléctrica. En octubre pasado, había entrado en vigencia un ajuste del 18 por ciento para los clientes residenciales y de 12 por ciento para los otros grupos.

Un estudio realizado por el Colegio de Ingenieros Mecánicos, electricistas y Químicos, revela que entre 2009 y 2018, los clientes residenciales han sufrido el golpe más fuerte. La tarifa para este segmento ha pasado de 1.40 a 4.81 lempiras por kilovatio-hora, un incremento de 200 por ciento.

Para el sector comercial aumentó de 2.18 a 4.79, una subida de 119 por ciento y, en el caso de los industriales, la tarifa tuvo una variación desde 2.18 a 3.16 lempiras entre 2009 y 2018; es decir, un alza de 44 por ciento.

Written by Jessica Mass

Operación Gedéon III: Allanamientos y órdenes de captura contra banda que se dedica al tráfico de drogas

Tomas y suspensión en centros de educación y hospitales este lunes