in

Foros HRN-TSi: Expertos coinciden en construir alianza entre Estado, gobierno y sociedad para combatir la criminalidad

Escena de un hecho violento registrado en Honduras
Las autoridades policiales de Honduras aseguran que hay voluntad política para enfrentar la violencia, pero "falta mucho por hacer".

¿En qué escenario de inseguridad se encuentra Honduras?, la pregunta tiene muchas aristas que hay que analizar. Se vive una realidad similar a la de otros países como El Salvador y Colombia.

Los invitados al foro, el director de la Policía de Honduras, Gustavo Sánchez; el exdirector de la Policía de Colombia, Rodolfo Palomino; y el consultor en materia de derechos humanos de El Salvador, Abrahan Ábrego, han coincidido en que para combatir la criminalidad hay que construir una alianza entre Estado, gobierno y sociedad.

En el caso específico de Honduras, el escenario de inseguridad es complejo, porque está ubicado en la ruta del trasiego de drogas. Aquí convergen el narcotráfico, las acciones de maras y pandillas y el crimen organizado. También inciden los «homicidios rurales» y la violencia intrafamiliar.

VEA: Anuncian auditoría de la última década: De L 3,000 millones es deuda del ‘Tasón de Seguridad’

El titular de la Policía hondureño reveló que en 12 años el país ha acumulado 65,000 homicidios. De acuerdo con los datos estadísticos oficiales, este índice se ha reducido en 12 % este año y se proyecta que al término de 2022 se alcance una tasa de 36 homicidios por cada cien mil habitantes.

Rodolfo Palomino, exdirector de la Policía de Colombia, señaló que lo primero que hay que hacer es conocer los fenómenos de inseguridad, quiénes son los que financian estos hechos e identificar a los que se benefician del negocio.

Hay que buscar una capacidad supranacional que garantice una acción articulada, dijo. Si algo afecta a las estructuras criminales, es que se les corte el financiamiento, acotó. A juicio de Palomino, «no podemos permitir la impunidad, no debe haber lugar de refugio para ningún delincuente. Los malhechores deben sentirse perseguidos.

TAMBIÉN: CIDH exige a El Salvador mejorar las condiciones de sus prisiones

De su parte, Abrahan Ábrego, consultor en derechos humanos en El Salvador, cuestionó el régimen de excepción que está vigente en la vecina nación, porque -según afirmó- ha causado más daños, puesto que las cárceles se han convertido en centros de concentración.

A la fecha se cuentan más de 40,000 miembros de asociaciones ilícitas detenidos, sin embargo, el gobierno del presidente Nayib Bukele todavía no explica las razones del alza en la criminalidad.

La problemática de inseguridad se ha enquistado y se destaca que el narcotráfico es considerado como «el demonio que impulsa y el fuego que incendia» en la búsqueda de nuevos mercados, opinó.

PUEDE LEER: En elección de magistrados a la CSJ la iniciativa privada le apuesta a los autopropuestos

En este círculo surgen otras manifestaciones que toman fuerza como la extorsión, la actividad minera ilegal y la trata de personas, han alertado los panelistas en Foros HRN-TSi.

En la batalla contra las redes criminales, las leyes y las normas deben ser de aplicación efectiva, antes que recrudecerlas, consideraron.

Lo concluyente es que los esfuerzos dirigidos a enfrentar las redes de los malhechores no deben ser aislados. Tampoco hay que olvidar que los policías, los jueces y fiscales tienen que estar blindados contra todo intento de infiltración de la criminalidad, opinaron.

ADEMÁS: Sin nueva ley habría una ‘vulgar repartición de magistrados’ de la nueva CSJ, dice Carlos Umaña

No todos los hongos silvestres son comestibles, advierten autoridades sanitarias de Guatemala

Mueren tres hermanitos tras comer hongos venenosos, otra niña está delicada en el hospital

Bonnie dejará lluvias el fin de semana en Honduras

Bonnie seguiría esta trayectoria antes de dejar lluvias en Honduras el próximo fin de semana