in

Honduras tiene una inversión media por cada estudiante

Un informe elaborado por académicos del nivel superior, destaca que Honduras destina un poco más de 900 dólares por cada persona en edad para asistir a clases.

Honduras no sólo muestra un evidente rezago en cuanto al rendimiento de los alumnos que no alcanzan los conocimientos ni las competencias requeridas.

La inversión de recursos para la instrucción de los niños y jóvenes tampoco es suficiente, de conformidad con lo que reflejan los estudios regionales y locales acerca de la distribución del presupuesto a la rama esencial de la enseñanza-aprendizaje.

Un informe reciente elaborado por académicos del nivel superior, destaca que Honduras ejecuta una inversión media por cada estudiante y por cada habitante en edad de ser incluido en el sistema formal de educación.

De acuerdo con este análisis, el país destina un poco más de 900 dólares por cada persona que tiene los años ordenados para ser atendido por el aparato educativo y apenas 320 dólares per cápita.

Nicaragua y Guatemala dirigen un promedio de 600 dólares para los menores y adolescentes que están en el tiempo de acudir a las aulas de clases y una media de 200 dólares por cada habitante.

Los países que dedican la mayor cantidad de recursos para la rama educativa en Centroamérica son El Salvador y Costa Rica. El primero invierte unos mil dólares y, el segundo, alrededor de cuatro mil dólares por cada menor que está en edad de acudir a sus estudios.

Sin embargo, otros informes elaborados por expertos regionales resaltan que la distribución de los recursos públicos de Honduras para la materia de la enseñanza-aprendizaje ha ido en descenso.

La inversión del Estado por cada alumno es mínima, porque la mayor tajada será destinada a los sueldos y salarios de los maestros, personal no docente y en la operatividad de la Secretaría del ramo.

Se calcula que el gasto para esos compromisos es de 90 por ciento del presupuesto de la cartera ministerial, que se mantiene entre 28,000 y 29,000 millones de lempiras. Sólo el 10 por ciento es el margen que quedaría para los asuntos estrictamente académicos.

De tales datos, se obtiene que el Estado invierte en el presente año entre 1,300 y 1,500 lempiras en cada estudiante, sin incluir los gastos corrientes de la Secretaría de Educación.

Es una cantidad insuficiente que deja al desnudo el enorme desbalance que existe entre los gastos y la utilización racional de los recursos previstos para los objetivos de enseñanza-aprendizaje.

Honduras es uno de los países que menos recursos dirige para los asuntos vitales en la formación de los alumnos, en comparación con la distribución presupuestaria de otras naciones que Sí han evolucionado de la mano de la educación.

Written by Damaris Torres

Por el no respeto a la tarifa, sector Carga Pesada a paralización de unidades

Sin que exista una tregua, el CN iniciará con debate de reformas político-electorales