in

¡Atroz crimen! Marito de 11 fue descuartizado y se bebieron su sangre en rito satánico

marito fue secuestrado
Marito el niño que fue secuestrado y descuartizado en Argentina

Un niño de 11 años de edad identificado como Marito Salto fue cruelmente asesinado en el 2016 por un grupo de hombres que ofrendaron su vida en un ritual satánico a San La Muerte; por el horrendo crimen dos líderes de la secta fueron condenados a cadena perpetua el 23 de septiembre de  2022.

De acuerdo con el reporte judicial, Marito fue secuestrado cuando pescaba en Quimilí, Argentina el pasado 31 de mayo y partes de su cuerpo fueron halladas en bolsas plásticas el 2 de junio de 2016.

La fiscal Mariela Bitar de Papa, indicó que el reporte forense mostró que Marito fue abusado, luego lo colgaron de un alambre y posteriormente lo descuartizaron, después se bebieron su sangre.

“Los miembros de la secta bebieron su sangre y quedaron con partes de su cuerpo”, declaró la fiscal.

Esto pasó entre la abogada y su esposo antes de ser hallada muerta

Asimismo, el reporte forense reveló que Marito murió por “exaguinación, hemorragia fatal producida por la sección de vasos arteriales y venosos”.

Condenados

La captura de los señalados fue debido a la ruptura del pacto de silencio entre los integrantes de la secta.

Por el atroz crimen fueron detenidas nueve personas, de estas dos fueron condenados a cadena perpetua se trata de Miguel “Brujo” Jiménez y  Rodolfo “Rody” Sequeira quienes fueron los autores del rapto, asesinato y descuartizarían del menor.

Autores materiales del crimen / Foto / TN Policiales

Mientras que un tercero llamado Ramón Rodríguez fue sentenciado a 11 años de prisión. Otros cinco señalados por encubrimiento agravado solo tres fueron condenados a tres años.

Abogada es hallada muerta tras ir a Escuela de Policía a buscar a esposo, un teniente; ¿por qué lo vinculan?

Written by Damaris Torres

Tormenta Ian

El occidente y parte del centro de Cuba en fase informativa ante tormenta Ian

abuelito rompe en llanto

Abuelito hondureño rompió en llanto tras mirar su casa reducida en cenizas en Cortés