in

Pastor evangelio afirma que ‘morir en el servicio al Señor es ganancia’ ante registro de religiosos muertos por covid-19

pastores en honduras
Pastor defiende la aplicación de la vacuna anticovid.

El presidente de la Asociación de Pastores de Tegucigalpa (APT), presidida por el pastor Gerardo Irías, afirmó el miércoles (26.05.2021) que para los pastores el morir en el servicio del Señor es ganancia en referencia al trabajo en el campo que realizan pese al covid-19.

Irías detalló en el programa “La Chicharra” de HRN que hasta el momento se contabilizan entre 150 a 200 pastores a nivel nacional a causa del coronavirus.

“Nosotros los pastores decidimos agarran un trabajo, en el cual tenemos que sudar la camiseta, nos toque morir o no nos toque morir, es cuestión de llamado. Muchas veces se ha perdido la visión y la pasión del llamado que tenemos en cada ámbito, no se debe tener miedo”, declaró.

Hasta el momento un aproximado del 40 por ciento de las iglesias siguen cerradas, sin embargo, otras siguen en servicio con todas las medidas de bioseguridad, arguyó.

Asimismo, argumento que en su iglesia nadie entra sin mascarilla, la persona que no lleva se le proporcionada una, para cumplir fielmente con las disposiciones de las autoridades.

El líder religioso también cuestionó a los pastores que imponen el miedo con la aplicación de la vacuna anticovid que dicen que tiene la marca, el chip y demás.

“Que dejen de andar diciendo tonteras esos pastores, todas las personas se deben colocar la vacuna, será obligatorio en su momento tal y como paso con el carné de la fiebre amarilla en su momento”.

A nivel nacional cuentan con 30 mil pastores, de los cuales se registran 400 en el Distrito Central, de estos están activos unos 200, comentó al concluir.

Te podría interesar: ‘Nos duele lo que está pasando con nuestros hermanos hondureños’: Bukele analiza otra donación de vacunas anticovid

sospechoso asesinar empresaria

Capturan a ‘El Negro’ supuesto asesino de empresaria hondureña Rosmery Calderón

Partidos pequeños

Partidos pequeños denuncian que nueva ley secuestra elecciones y blinda a corruptos hondureños